Di Stefano Bianchi (AIDA – Club dei 27)

Todos los apasionados de música lírica, discuten entre ellos sobre cual es la obra más bella que Verdi ha escrito: y en ésto la verdad no pertenece a ninguno, en el sentido de que hay obrras preferibles a otras, pero ninguna puede ser definida absolutamente la mejor, incluso porque cada uno de nosotros puede preferir una, que será seguramente distinta de aquella más amada por otros.

Pero para el Maestro Verdi no hay dudas: nos ha dejado dicho aquella que para él ha sido «mi obra más bella”.

Estamos hablando de la Casa de reposo para músicos hecha construir por Verdi en Milán, y destinada a recibir músicos ancianos que se encontren solos y en condiciones de necesidad.

Para asegurarse que esta obra benéfica sobreviva, en el testamento destinò a ella los derechos de autor, en Italia y en el mundo, de todas sus óperas.

La Casa de reposo para músicos “Giuseppe Verdi” está todavía en funcionamento, y se encuentra en Piazza Michelangelo Buonarroti en Milán. Por el deseo expreso del Maestro, en la cripta de la Capilla se encuentran sus restos y los de su esposa Giuseppina Strepponi, a los cuales es posible honrar.
En la casa se custodia la spinetta sobre la cual el pequeño Peppino aprendió a tocar sus primeras notas musicales, y que fue reparada gratuitamente por el acordador, que se acontentó con la satisfacción de haber constatado la buena costumbre de tocar música del joven muchacho (el hecho es testimoniado por el papelito dejado en el instrumento).

CATEGORIA
Historias
INDIRIZZO